martes, 13 de marzo de 2012

SER PEQUEÑA INTERVENCIÓN EN LA PARED

Ser pequeñas intervenciones en la pared.
Residencia de Artistas.



1 de julio de 2013. Llego a Pazo de San Marcos con los objetos que estaban guardados en los cajones de mi taller y quieren “Ser” en Estudio Abierto. 

Sala de trabajo. Pazo de San Marcos (Lugo).


Me encanta el espacio, un semicírculo, bordeado de arcos con ventanales que dan al jardín exterior del Pazo. Como la residencia será abierta a visitantes, quise que mis pequeños objeto fetiche tomaran alma a través del contacto con otras energías, otros gestos, otras miradas. Que lo hicieran en composiciones poéticas, imaginadas por mí, como perfectas y armoniosas, cual haikus. Algo breve, pequeño, sencillo. Como los encuentros casuales, que dejan huella sin casi darnos cuenta...



Ser pequeña intervención en la pared.

Ser pequeña intervención en la pared.

Yo quería Ser pequeñas intervenciones en la pared; es decir, crear con mis objetos micro instalaciones en las que podría incluir objetos donados de los visitantes y de mis compañeros de Residencia, objetos testigos y tesmimonio de nuestro encuentro. Eso de pequeña intervención, es para mi: casi ni rozar la pared, intervenir lo menos posible, que la huella dejada por alfileres, con los que sujetaría los objetos sobre pared, fuera mínina y al mismo tiempo lo representativo de la pieza. Huella que, aunque y por, pequeña, frágil y delicada, guarda la esencia del encuentro. Y así fue, Muchas personas llegaron a visitarnos en Estudio Abierto y donaron un objeto.


Carolina Pérez.

Encarna Lago.

Paula Cabaleiro.

Isabel Álvarez.

Ramón Conde y Reme Remedios.

Senén Olano y Reme Remedios.

Pilar Sánchez.

Paca Pestana.




Fue tomando fuerza el acto ritual con el que hacía “mío” el lugar, con el que enfatizaba algo que siento desde hace un tiempo, Fe Total hacia el Acto Creativo. La confianza en que si la acción es genuina y auténtica, llevada a cabo en sintonía creativa, sin sobre actuación, ocurre el milagro de la reorganización interna y se fluye en un estado de autenticidad.





Poco a poco se iban completando las micro-instalaciones en abundancia de objetos donados, cargados de emotividad, historias contadas, deseos, anhelos... Muchos de los casuales y breves encuentros, los sentí profundos y auténticos, dando como resultado piezas realizadas in situ para la instalación y acciones performativas espontáneas.







A medida que pasaban los días y crecía “Ser pequeña intervención en la pared” fui entendiendo de donde surgió mi necesidad de realizar esta nueva obra colaborativa. El énfasis en el encuentro, en la huella, en el intercambio, en el contacto estrecho, en el ritual, sacralizar el espacio, sacralizar el encuentro, el acto sagrado... Mi padre había muerto hacía 5 meses...Pequeños altares resultantes de encuentros fueron conformando un homenaje a Rogelio, mi querido padre, que fue Riqueza y Abundancia en el encuentro. El encuentro se cierra con la despedida, diciendo si a todo lo vivido, tomando aquello que llega, integrándolo y soltando.



En las paredes de Pazo de San Marcos, hubo huellas no tan sutiles y mínimas. Algunos objetos necesitaron ser prendidos con otros materiales. Reme Remedios, enero de 2014.